Alertas de desalojo, Ardillas y Corazones Ingobernables

Érase una vez una ardilla que intentaba subirse a la copa de un árbol, pero como el árbol era muy alto le costaba mucho, mucho, meses y años….(silencio)…pero al final lo consiguió, y llegó a la copa, y se asomó y vio que el mundo era bonito y estaba lleno de otros animales” Pepa Horno nos cuenta esa maravillosa historia para hablarnos de la resiliencia.
Todo aquello que muchas veces pensamos que nos va a dejar marca, que no nos va hacer volver a nuestro estado natural no es más que no creer que tenemos una capacidad en lo más hondo de nosotres donde todo vuelve a su forma, a pesar de las circunstancias, todo aquello que pensamos que se derrumba y que cae como un castillo de naipes no es más que una alerta de nuestra mente para poder hacer la resistencia necesaria y preparar nuestro cuerpo y nuestra mente hacia un camino donde necesitamos contar con energía extra, nuestro camino ha sido de cuidarnos y ahora toca cuidar del común, de todo aquello que nos ha hecho sentir y calar en nuestro corazón, de la acción del futuro, del legado y de muchas más historias y experiencias.
El pasado, nos acompaña en la vida, el nacimiento, el inicio, la base, crecer,la primera vez,el  hacer comunidad, tejer.
El presente, el camino creado, las personas,el amor mutuo, dejar fluir el conocimiento,las manos de la experiencia, y ahora el corazón expectante. 

El futuro, la difusión,por el legado por nosotres, por elles, por avanzar y no dejarnos caer porque sabemos que hay muchas manos con las que nos podemos ayudar